Al Modo API

Crónica de un certamen de oratoria

Hoy se celebró el Certamen de Oratoria Cooperativista Juvenil de API

certamen

Por Grupo ÁPIce

Desde mediados de agosto, comenzó a circular la propaganda del certamen de oratoria que realiza anualmente la Cooperativa de Seguros Múltiples de Puerto Rico. Rápidamente se divulga la información a todos los estudiantes. Se convoca una reunión. Muchos fueron los interesados en participar de este certamen. Al menos, muchos fueron los que firmaron la hoja de asistencia. Al explicar todo lo que conlleva este tipo de actividad, el número de estudiantes interesados fue disminuyendo en cada reunión, hasta el punto de no recibir respuesta de ningún estudiante. ¡Suspendido el certamen!

Con dolor en el alma se tomó esa determinación. Sin embargo, ante mi desconsuelo, comenzaron a dar muestra de interés unas cuatro jovencitas. ¡Wepaaaaaaaaaaaaaaaaa! Ese fue mi pensar al ver el entusiasmo de las chicas. Manos a la obra. Se activó el plan de trabajo para darle a las chicas las herramientas necesarias. Añadimos piezas fundamentales. Caminando por los pasillos la encontré, con su melena rubia rebelde, y le dije: “ehhhhhh, ¿me puedes ayudar con el certamen? Es que además de ser maestra de inglés, pues sabes de teatro y eso nos puede ayudar”. Su respuesta fue afirmativa. Junto a mi compañero, y no de papeleta, nos dimos a la tarea de practicar a las chicas cada tarde. A veces, saliendo a las 5:00 p.m., pero con gusto. Tarde tras tarde en la misma faena. “Tú, tú y tú. Acompáñenme a mi salón para que las chicas sientan la presión”, les dije. Llegó el científico, la matemática y el historiador, claro, junto a mi compañero -y no de papeleta- y la rubia de cabellera rebelde. Los ojos de las chicas casi salían de sus rostros. ¡Misión cumplida! Sintieron la presión de un público, observando cada detalle. Cada uno del jurado- llamados para una ayuda celestial- dieron sus sugerencias, las que, en definitiva, fueron aceptadas y aplicadas por las valientes chicas.

“No me abre el correoooooo”, me escribió la maestra de ceremonia a las 9:36 p.m. Te envió las fotos. Llego a mi cama, pero Morfeo nunca me acompañó. Llegó el día. Despierto desde las 5:00 a.m., porque este día se anhelaba. Repasando el listado de cosas por hacer. Todo listo. En la espera de los profesionales que nos acompañan hoy, que provienen de diversos ámbitos, lo que les permitirá evaluar de una forma justa, objetiva y desde perspectivas diferentes todas las presentaciones. Llegó JUSTO a tiempo el joven cooperativista, veterano en las competencias de oratoria. Luego, estrenando a la nueva profesora de API, que en su segundo día de trabajo, ya fungirá como parte del jurado. Finalmente, un destacado profesor que tiene MADERA en lo que se relaciona a nuestra lengua vernácula. Todo listo para que comience la actividad. Se escucha la primera llamada. Acto seguido, la segunda y última llamada. Ya la maestra de ceremonia está lista. Nuestra directora se encargó del saludo protocolar y la invocación. Luego, mi compañero -y no de papeleta- interpretó, junto a un estudiante de Kairos, los himnos nacionales de manera instrumental. Demás está escribir que se me pararon los pelos con su interpretación. El cuatro puertorriqueño junto al piano, sacando melodías, grabadas desde el móvil de la directora. Sí, yo la vi. Comenzó el certamen, dijo la maestra de ceremonia, muy elocuente, por cierto. Cada una de las participantes deleitó a los allí presente. Una madre se encontraba, muy nerviosa, la noté. Cada vez que las chicas comenzaban su disertación, el público atendía a cada detalle.

En fin, fue una mañana donde triunfó la juventud. Ciertamente, este tipo de actividad ayuda a formar los líderes del mañana. Hoy, esas cuatro chicas, dieron cátedra y demostraron que la juventud no está perdida, como bien dijo, justamente, el joven cooperativista perteneciente al jurado. Esto me llena de orgullo y gran satisfacción. Ellas son ganadoras desde el momento en que aceptaron el reto. No me cabe duda que ustedes pertenecen a ese grupo de jóvenes que tomarán las riendas de este país. Agradezco grandemente a los padres de estas cuatro chicas, por el apoyo incondicional. Además, a los profesores que ayudaron en cada práctica. Al jurado, gracias por ser parte de esta actividad y por los consejos tan acertados. Finalmente, gracias a la Cooperativa de Ahorro y Crédito de Santa Isabel por apadrinar nuestro certamen. A todos, ¡gracias!

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s